¿Cómo, cuándo y dónde aplicar un perfume correctamente?

Un buen perfume habla mucho de tu personalidad, incluso el aroma que se desprende de ti es un factor importante en muchas situaciones, como ir a una entrevista de trabajo, o a una cita amorosa. Es probable que en estos momentos estés utilizando tu perfume de la forma errónea. No te preocupes, es algo normal cuando no se tiene la información suficiente, has llegado al artículo adecuado para que la próxima vez que lo uses todo el mundo note tu aroma.

Con los siguientes trucos y consejos sabrás lo que tienes que hacer para disfrutar de una fragancia durante muchas horas. Logrando así que todos disfruten del aroma que se desprende al pasar, y puedas causar una buena primera impresión.


¿Cuándo utilizar un perfume?

Si eres de las personas que se pregunta: ¿Cuál es el mejor momento para echarse perfume? La ocasión ideal es cuando sales de la ducha, con la piel limpia, los poros abiertos, en especial con una ducha fría, el aroma de los perfumes se impregna mucho mejor. Un consejo importante es secarte muy bien antes de agregar el perfume, ya que el agua disminuye la efectividad de la fragancia.

Un truco para mantener por más tiempo el perfume es agregar una crema corporal, esto produce una mayor fijación a los aceites aromáticos. La vaselina es una de esas sustancias que se pueden aplicar en la piel donde se usará la fragancia. Tanto con las cremas corporales, como con la vaselina, las moléculas de la fragancia se adhieren mucho mejor, permitiendo que la volatilidad sea más lenta que si se pulveriza directamente sobre la piel.

¿Cómo usar un perfume?

Hay dos formas muy efectivas para echarse el perfume. La primera es directamente sobre las zonas con menor temperatura del cuerpo, y la otra es la vaporización de la fragancia en el aire, por encima de la cabeza. Las explicaremos con profundidad.

Mujer aplicándose perfume en la muñeca delante de un espejo sobre un fondo blanco

Aplicación directa

Un método muy conocido y practicado por todos, es la aplicación de la fragancia directamente en las zonas del cuerpo que tienen menor temperatura, esto hará que tarde más en evaporarse. Aunque los comentaremos más detalladamente, los más importantes son; la zona de las clavículas, las muñecas o el pulso, y la parte interna de las rodillas.

Intenta mantener una distancia de al menos 10 cm entre la zona a rociar y el perfume, debido a que si lo alejas demasiado puede esparcirse a otras áreas corporales cercanas. Por el contrario, si lo echas desde muy cerca, las partículas pueden unirse formando gotas y derramarse hacia otras zonas.

Vaporizar el perfume en el aire

Con este método de aplicación quedarás en una nube de aromas que lo sentirás en cada zona del cuerpo. La aplicación se basa en disparar rápidamente tres o más veces por encima de la cabeza, con el fin de rociar el aire y enseguida dar un paso para que toda la fragancia caiga en tu cuerpo. Te recomendamos tener la parte superior del cuerpo desnuda para que las partículas caigan en tu piel.

¿Dónde es mejor pulverizar el perfume?

En el momento de aplicarte el perfume es importante que conozcas los mejores lugares para vaporizar tu fragancia, si lo pones en lugares no tan aptos, es probable que la fragancia solo tarde unos cuantos minutos antes de desaparecer. Cómo hemos comentado anteriormente, las zonas del cuerpo donde la temperatura es más baja son las más indicadas para vaporizar nuestra fragancia, puesto que tardará más en evaporarse, estás son:

Silueta de persona aplicandose perfume
  • Detrás de las orejas.
  • La parte baja del cuello.
  • En la zona de las clavículas.
  • La parte interna de los codos.
  • Donde late el pulso.
  • Las muñecas.
  • Detrás de las rodillas.

Sin embargo, el tipo de clima del lugar donde vives es un factor muy importante que debes tener en cuenta para que tu perfume perdure durante mucho más tiempo.

El lugar adecuado depende mucho del clima y del ambiente, si vives en una ciudad de clima templado o frío, lo más indicado es rociar en la piel que está expuesta al aire, sin rozar o frotar. Las zonas más recomendadas son las zonas del pulso, el cuello, las muñecas, así como la parte interna de los codos.

Por lo general, el perfume siempre se pondrá en la piel, sin embargo, los climas que son intensamente calurosos son una excepción, esto se debe a que, al transpirar los aceites de la piel, pueden destruir los aromas del perfume más rápido. Para estos momentos te aconsejamos rociar un poco en tu cabello, ropa u otro tipo de accesorio que tengas, pero ten en cuenta que las sustancias que componen el perfume pueden producir manchas en algunos tejidos.

¡Nunca hagas esto al echarte un perfume!

Cuando te apliques un perfume te recomendamos tener en cuenta las siguientes recomendaciones para aumentar la efectividad del perfume.

No frotes, solo rocía.

Un grave error que muchos hemos cometido es frotar la piel después de haber rociado el perfume, una mala práctica que cambia la pureza del aroma. Esto se debe a que la fricción generada por el roce calienta la piel y hace que se produzcan enzimas naturales que modifican el olor del perfume. Los más afectados por esta práctica son las notas altas y medias, junto con el secado. Si ponemos un ejemplo, con un perfume floral como RLC o IDL, frotar el perfume puede producir que la fragancia pierda frescura.

El mejor método para disfrutar de todas las notas de un buen perfume es solo rociar la fragancia en la piel, esperar unos segundos a que el líquido penetre, y listo. Tendrás un olor mucho más duradero.

 

Estuche abierto con tarjeta de gracias dentro con relleno

No pases de temperaturas frías a cálidas

Es importante que guardes o almacenes la fragancia a temperatura ambiente, a un máximo de 50º, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden producir reacciones químicas inesperadas dentro de los ingredientes naturales. Esto hace que el perfume envejezca de forma más rápida, por lo que perderá su característico olor antes de que se termine la botella.

Otro factor que afecta la composición es la exposición de la fragancia a los rayos ultravioleta, lo que, además, puede alterar el olor original, convirtiendo los colores ámbar, de perfumes como OML, en verdosos. Por estas razones el lugar en el que se recomienda guardarla en el mismo estuche que venía cuando la compraste. El interior de un armario también es una opción recomendable.